jueves, 16 de marzo de 2017

Como trabajar por primera vez en Servicios Sociales y no morir en el intento


En este post me gustaría hablaros de mi experiencia tras acceder a un puesto de Trabajadora Social en la administración.

Al recibir la noticia, os podéis imaginar la gran alegría que sentí. ¡Vaya oportunidad! Inmediatamente después me invadió el nerviosismo...nunca antes había trabajado en este área. Poco después me autoconvencí de que todo tendría un proceso, en el cual podría familiarizarme con el puesto antes comenzar mi andadura. ¡Qué inocencia la mía! 

Por ello, aviso a navegantes (para que no os pase como a mí y os veáis sin saber por donde empezar):

- En primer lugar, hay que ponerse al día con toda la materia lo antes posible y conseguir toda la información necesaria. Conocer de principio a fin los recursos  que se canalizan a través  de variedad de leyes, decretos,  ordenamientos, protocolos, y  largas  gestiones burocráticas... 
Hay que estudiar, aunque sea fuera de horas de trabajo. Leer, leer y releer, repasar y preguntar dudas sin complejos. 

-Conocer los organigramas, las jefaturas, jefes de servicio, de sección, de programas, coordinadores, coordinadores de coordinadores, técnicos responsables, administrativos, auxiliares... Es muy importante saber de quien dependes, a quien tienes que dirigirte para según que cuestiones, etc. 

-Revisar casos, consultar expedientes, bases de datos, escuchar a compañeros y ¡volver a preguntar dudas! Al principio todo son dudas pero la única forma de convertirte en un buen profesional es resolverlas. 

-Tratar de comprender los expedientes que vamos a manejar y saber anticiparnos a la consulta.

- Cuestionar antes de decidir.  No dar nada por sentado. 

Espero que esto pueda servir a alguien que, en este momento, se encuentre en una situación similar a la que relato. Sólo decir que seáis precavidos, si vais con los deberes hechos os será mucho más fácil. Lamentablemente el acceso a la mayoría de la información sólo lo puedes tener desde dentro... Aún así, poniéndole empeño y con buenos compañeros (seguro que los tenéis), aprenderéis rápido!  

En esta andadura se tienen millones de aventuras y desaventuras, pero lo importante es mantener la marcha sin morir en el intento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario